Belén


Conocí a estas chicas mientras trabajaban en la boda de un familiar. Me llamó la atención el hecho de que estaban pendientes de todo.  Dado que mi hijo haría la comunión en breve decidimos consultarles. El día de las fotos todos estábamos un poco nerviosos. Pero estas chicas lo ponen fácil. Supieron escuchar lo que nos gustaba y lo que queríamos hacer. Nos dieron mucha confianza y asesoramiento y la sesión de fotos fue de lo más divertida y familiar. Además, pudimos llevar a la sesión todos los adornos y decoración personalizada que quisimos. Estamos realmente agradecidos de su trabajo  y ellas lo saben. A todos los que nos han preguntado se las hemos recomendado.